Nuestros clientes


La clave del éxito de un negocio es, en muchas ocasiones, conocer al cliente. Tener el convenciento de que el negocio sólo será un éxito que somos los mejores no es suficiente.

Por eso conocer a nuestro cliente es crucial para que el negocio funcione. Distinguir sus necesidades, sus gustos y sus posibilidades es básico para poder atender qué es lo que realmente necesitan.

Conocer sus necesidades es la base del éxito

Los clientes son los auténticos protagonistas de un negocio. Si la empresa, sea cual sea su tamaño, no es capaz de satisfacer las necesidades de sus clientes, su desarrollo será muy breve. Por eso, es crucial preguntarse, ¿quiénes son nuestros clientes?

Cualquier mejoría debe estar pensada para el consumidor, para agradarle. No nos sirve de nada contar con los mejores productos, unos precios de lo más competitivos y una presentación pecable si no tenemos un grupo de personas que estén interesados en comprar nuestro producto.

Los clientes ya no son fieles ni a marcas ni a empresas

Actualmente la situación no es la misma que años atrás en la que existía demanda suficiente para cualquier producto. En la actualidad, la amplia oferta de bienes y servicios ha hecho que los clientes no mantengan la fidelidad de tiempos pasados y se hayan convertido en auténticos mercenarios.

Por eso, no podemos perder de vista algunos aspectos fundamentales para entender que:

El cliente es el protagonista de nuestro negocio.

Él nunca dependerá de nosotros, pero nosotros siempre dependeremos de él.

Trabajamos para él, es nuestro objetivo.

No es un número, es una persona, tiene necesidades y debemos cubrirlas con aquello que viene a buscar a nuestro estableciento.

Las redes sociales nos ayudan a conocer al cliente

No todos los negocios pueden disponer de un potente CRM para investigar y dibujar el perfil de su cliente. Un pequeño comercio no suele contar con un capital suficiente como para que sea viable la plementación de estos servicios en su propio estableciento.

A veces, tampoco hace falta esta tecnología. Las redes sociales, ejemplo, nos pueden dar información al respecto de quién es nuestro cliente, nuestro seguidor.